miércoles, 18 de octubre de 2017

¿De quién dependo?...

Estos días en el comedor se está leyendo un libro de Henri J. M. Nouwen, Mi diario en la abadía Genesee,


Este hombre experimentó la vida monástica y entre sus experiencias hay una que
os quiero compartir.

 Él sentía que su corazón estaba deseoso de buscar amistades, por eso escribía cartas, llamaba... pero, llegó a una conclusión. Cuando se deja entrar a Dios en la soledad del corazón, cuando se experimente que uno es amado mucho más profundamente de lo que pueda imaginar, sólo entonces se podrá dar y recibir verdaderamente amistad. Cuando se pueda decir con Pablo: "Ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí", entonces ya no se necesitará depender de la atención de los otros para tener conciencia de sí mismo. Porque entonces se comprenderá que la verdadera identidad es la que se recibe por gracia de Dios y que hace ser partícipe de la vida divina del propio Dios.

domingo, 1 de octubre de 2017

Jesús, un nombre adorable...


La Palabra de este domingo es maravillosa. Me fijo en la carta a los Filipenses 2,1-11 "... y le concedió el "Nombre sobre todo nombre", de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble..."

Esta frase me lleva a San Bernardo, la pasión que muestra por el nombre de Jesús estremece profundamente. Dice así San Bernardo: el nombre de Jesús es luz, comida. ¿No te sientes fortalecido cuantas veces lo recuerdas? ¿Qué cosa hay que nutra tanto el espíritu del que lo medita? ¿Qué otra cosa repara tanto las fuerzas perdidas? Todo alimento del alma carece de sustancia si no va condimentado con este óleo: es insípido si no está sazonado con esta sal. El leer me fastidia si no leo allí el nombre de Jesús. El hablar me disgusta si no se habla allí de Jesús. JESÚS ES MIEL EN LA BOCA, MELODÍA EN EL OÍDO, JÚBILO EN EL CORAZÓN.

Es también medicina. ¿Está triste alguno de vosotros? Pues venga Jesús a su corazón y de allí pase a la boca, y apenas es pronunciado este nombre adorable produce una luz resplandeciente".

lunes, 25 de septiembre de 2017

Los pensamientos...

Ayer en la lectura que se proclamaba en la Eucaristía de Isaías 55,6-9 decía: "mis pensamientos (planes) no son vuestros pensamientos (planes),...". Me preguntaba, cuáles son mis pensamientos? Estos días en Monte Sión se está trabajando sobre Evagrio Póntico el maestro de los pensamientos. Su teoría nos hace ver que hay que evitar los pensamientos porque con ellos se evitará las pasiones desordenadas.

La lucha contra los pensamientos debe desembocar en un estado de dominio de las pasiones: "la apatheia". Esto sólo es posible por la oración de Jesús y un buen acompañamiento espiritual.

martes, 19 de septiembre de 2017

Orar...

Después de un tiempo amplio sin compartir, hoy brotan unas palabras sobre un tema que están trabajando las novicias y postulantes aquí en Toledo: la oración.

Se encuentran profundizando en el Hesycasmo. 

Muchas veces nos hemos preguntado, cómo orar. Se hace difícil porque asaltan veinte mil pensamientos negativos, justo en ese precioso momento. El Hesycasmo nos dice algo:

La oración centrada en el nombre de Jesús consiste en la repetición indefinida de la invocación: “Señor Jesús, hijo de Dios, compadécete de mí, pecador”. Al sentarse en la oscuridad, bajar la cabeza, fijar los ojos en medio del vientre, en el ombligo, intentar descubrir interiormente el lugar del corazón, y repetir la invocación sin descanso siguiendo el ritmo de la respiración, retardada lo más posible, se logrará encontrar lo que se buscaba, el lugar del corazón.

Puedes comenzar ya...


lunes, 4 de septiembre de 2017

Sigue el curso en Toledo...

En este tiempo de convivencia, entre novicias y postulantes de toda España, se está viviendo un momento muy especial. Hemos conocido los valores monásticos como la soledad- presencia, el silencio, la humildad, el trabajo manual, la simplicidad todo desde Cristo.

Os dejamos una pequeñísima reflexión de la soledad:

Jesús no invita a una soledad deshumanizante. Llama únicamente a la soledad-comunión, que es presencia; que supone la confianza absoluta y una toma de conciencia de la presencia de Dios en la persona humana (Jn 8,16-29; 16,32); de la presencia de la persona en sí misma y en los demás, a modo de acompañamiento; pero no tanto a través de los avatares diarios, cuanto en la peregrinación interior del hombre. Jesús asumió esta soledad, que es además prueba (Mt 14,1-11), oración y silencio (1,35,45).  Jesús ha sido el creador de la soledad cristiana, porque ha sido el fundador de la auténtica comunión. Él vivió su soledad para estar con todos; y nos la ofrece como medio eficaz de comunión. Para ser como él, hermano-universal.
Jesús vivió la soledad para estar con todos; y nos la ofrece como medio eficaz de comunión. Por eso hemos de recordar que la Iglesia es, al mismo tiempo, comunidad y soledad.  Y el monasterio, que es una iglesia, tampoco podía ser de otra forma: es un lugar solitario; escuela de soledad-comunión con el Padre y de cercanía con nuestros hermanos los hombres a través de la cercanía con los hermanos miembros de la comunidad, para proyectar al unísono su ambiente de soledad, característico, vivo y equilibrado. Mediante la soledad se alcanza la fraternidad universal, pero no sin sentirse profundamente lacerado por los sufrimientos, divisiones y odios que entretejen la historia.

También hemos tenido la suerte de contar unos días con una profesora para profundizar en la escritura, lectura... 

viernes, 25 de agosto de 2017

Nuevo curso de postulantes y novicias...

El día 23 de Agosto comenzaba un nuevo curso de postulantes y novicias en Monte Sión (Toledo).

Este curso se ha dado comienzo con un tema de formación humana sobre la solidez humana.

Mirar lo que da solidez a la persona:
- Convicciones profundas
-Capacidades
-Sistema de valores
-Mirar hacia atrás

Profundizar en lo que es esencial para nuestra vida.

Terminado estos días de introspección, seguimos con  la segunda parte de Valores Monásticos.


martes, 15 de agosto de 2017

Patrona del Císter...

María fue humana. Fue una mujer despojada de todo, humilde, disponible, esclava de Dios e intercesora de los hombres. ¿Qué más podemos decir?

Diremos con Fray Luis de León:

Al cielo vais, Señora, 
y allá os reciben con alegre canto.
¡Quién pudiera ahora
asirse a vuestro manto
para salir con vos al monte santo!
...

Volved los blandos ojos,
ave preciosa, sola humilde y nueva,
a este valle de abrojos,
que tales flores lleva,
do suspirando están los hijos de Eva.

Hoy celebramos su exaltación para que veamos la plenitud de la obra de Dios.

Celebrar la Asunción de María es comprometerse, como Ella.